En general, la prudencia indica que si hemos de explorar nuevos modelos para enfrentar el pro-blema que representa la política de drogas actual, debemos hacerlo escalonada y gradualmente. Es preciso empezar por alguna parte y, entre las drogas, la cannabis parece buen lugar por el cual comenzar. En primer lugar, porque la cannabis es –comparativamente, de las drogas prohibi-das en nuestro país- la menos adictiva y la que menos problemas de salud -mortandad y morbili-dad- genera, según los datos de la Secretaría de Salud (SINAIS). En segundo lugar, porque el universo de consumidores es el más grande, por lo que sustraer del mercado negro a ese grupo de ciudadanos –hoy vulnerable a la violencia y la extorsión- es, en si mismo, un hecho benéfico. En tercer lugar, porque comenzar a construir una política alternativa para el mercado más amplio, permitirá liberar los recursos represivos del estado para focalizarlos en mercados de drogas más riesgosas y dañinas.

Para descargar la Iniciativa completa pulse aquí

América Latina se ha convertido en la vanguardia de los esfuerzos para promover el debate sobre la reforma de la política de drogas. Durante décadas, los Gobiernos de América Latina siguieron en gran medida las políticas y programas trazados por Washington para la llamada guerra contra las drogas.1 Sin embargo, dos tendencias paralelas han dado lugar a un drástico cambio de rumbo: el surgimiento de Gobiernos de izquierda que han desafiado los patrones históricos del unilateralismo y del intervencionismo de Washington, y la creciente frustración ante el fracaso del modelo de control de drogas prohibicionista impulsado por el Gobierno de los EE.UU.

Para leer el documento completo pulse aquí

Se propone en esta oportunidad explorar un terreno poco transitado hasta el momento que podría agregarse a las dimensiones habitualmente consideradas y, eventualmente, servir de base para bosquejar un enfoque probablemente alternativo al dominante, que debe incluir de manera especial pero no exclusiva a la cohesión social, al desarrollo solidario con justicia social y al bienestar de la ciudadanía. Es asimismo el del cuidado de los segmentos sociales vulnerables y/o en situación de riesgo y el del desenvolvimiento de adecuadas políticas públicas en materia de educación, salud, empleo, juventud, derechos humanos, justicia, entre otras. El problema de las drogas es un síntoma de algo mucho más hondo y su eventual superación requiere afrontar las dificultades y retos estructurales que lo nutren y multiplican.

Para descargar el documento completo pulse aquí

Autor: ONUDD

Fecha: Octubre 2008

Resumen original:

La región de las Américas es vulnerable a problemas de criminalidad dadas sus condiciones socio-económicas (como la desigualdad en los ingresos), problemas históricos (particularmente el conflicto civil y gobiernos autoritarios), y la existencia del tráfico de drogas. De estos problemas, el tráfico de drogas es aquel que puede ser manejado de mejor manera a través de acciones colectivas.

Para leer el documento completo presione aquí

International Drug Policy Consortium (IDPC). Abril 2009.

Este documento ofrece al lector un resumen de lo sucedido en el 52º período de sesiones de la Comisión de Estupefacientes (CND) y su segmento de alto nivel, además de proporcionar un análisis de algunos de los debates y discusiones clave.

Para leer el documento completo presione aquí