Por Orlando J. Pérez, Central Michigan University

El crimen y la inseguridad han emergido como un problema crítico en América Latina y el resto del mundo en vías del desarrollo. Estudios han demostrado que los ciudadanos perciben a la delincuencia como uno de los problemas más urgentes que están enfrentando sus naciones. Coincidiendo con olas recientes de delincuencia en América Latina, las últimas dos décadas han visto un aumento de una nueva forma de represión policial llamada mano dura, al igual que niveles relativamente altos de apoyo a medidas autoritarias.

Para leer el texto completo pulse aquí